Siempre hemos escuchado, el famoso mito sobre lo recomendable que es alimentar a nuestros hijos hasta los 2 años, exclusivamente con leche materna, considerando que durante este periodo se evidencia rápida velocidad de crecimiento, y se requiere de mayor cantidad de nutrientes y de energía. Sin embargo, ¡hoy lo desmentimos! Una alimentación complementaria bien llevada puede otorgar grandes beneficios a tu bebe.  Nutrientes insuficientes en la leche materna (hierro, zinc, vitamina D, selenio) las puedes encontrar en alimentos líquidos o sólidos ajenas a ella; estimulando no solo su desarrollo neurológico y cognitivo, sino también, tracto gastrointestinal, muscular y renal.

  • ¿Por qué iniciar la alimentación complementaria?

Enseña al niño a distinguir sabores, colores, texturas, temperaturas, fomentando aceptación de nuevos alimentos

Promueve y desarrolla hábitos de alimentación saludables

Favorece el desarrollo psico-social, mejorando la inter-relación correcta entre padres e hijos

Conduce a la integración de la dieta familiar

  • ¿Cuándo iniciar la Alimentación complementaria?

Entre las 17 y 26 semanas de vida manejando criterios de maduración, es decir, después de los 4 meses y no luego de los 6 meses

  • que NO debe hacerse en alimentación complementaria?

ØIntroducir alimentos complementarios antes de las 17 semanas, ya que puede sufrir el riesgo de infecciones gastro-intestinales; desaceleración y/o malnutrición; incremento de alteraciones inmunológicas; alteraciones metabólicas; etc.

ØIntroducción de alimentos complementarios luego de las 26 semanas ya que puede haber desaceleración del crecimiento; deficiencia de hierro y zinc; alteraciones de memoria sensorial; rechazo a alimentos.

ØIntroducción inadecuada de sal (solo usar sales yodadas, no light, ni gourmet) Øintroducción inadecuada de micronutrientes (uso de cereales no fortificados) Øintroducción inadecuada de azúcar (estreñimiento, vs diarrea, vs alteraciones metabólicas)

ØUso inadecuado de los utensilios de alimentación y del área de alimentación (importancia de los ritos)

  • ¿Con qué puedo alimentar a mi bebé?

 

  • ¿Cuánto tiempo debe durar cada comida?

Entre 15 a 30 minutos.

  • Recomendaciones
  • Introducir un alimento a la vez en un intervalo de 2 a 3 días.
  • Modificar gradualmente la consistencia de los alimentos de acuerdo a la maduración neurológica (liquido, papilla, puré, triturado, picado fino, troceado)
  • Combinar grupos de alimentos según las porciones indicadas (cereales, verduras, frutas, leguminosas, y carnes)
  • Aportar extra de energía, hierro y zinc (cereales fortificados y carnes)
  • Los sólidos se inician de forma individual.
  • Sin sal, sin edulcorantes, sin saborizantes o conservantes.
  • No exagerar y no restringir. “Mantener un equilibrio”.
  • Involucrar a la familia en la Alimentación complementaria.
  • Seguir una secuencia apropiada pero personalizada acorde al desarrollo neurológico, intestinal y renal del bebé.

Información tomada del Dr. Julio Cesar Márquez Silva. Pediatra puericultor. Especialista en neurodesarrollo.

© 2012 - 2018 Todos los Derechos Reservados Maternidad la Floresta, C.A RIF: J-07559000-7 | Diseñado y Desarrollado por iDoxes